Historia

El comienzo

Para quedarse en la memoria, una marca debe ser auténtica. Necesita tener personalidad. Y para eso, tiene que tener historia. En el caso de Baldo, una historia que comenzó hace casi 100 años, con la llegada de los inmigrantes italianos, en el siglo pasado.

El año de 1920, marca el inicio de esa trayectoria de éxito, con João Baldo, hijo de italianos. João y sus hermanos apostaron desde temprano en la magia de la yerba mate y fueron ampliando gradualmente la producción, siempre invirtiendo en la alquimia de sus blends para atender al paladar del consumidor.

Esa historia única de amor y de dedicación revela el más puro y sincero vínculo con lo que hacemos. Más que un negocio familiar, Baldo se consolidó como una empresa sólida y moderna, promoviendo los beneficios naturales de la yerba mate y cultivando una marca que actualmente es referencia de calidad en alimentos.



Un nuevo mercado

Siempre enfocada en calidad e innovación, Baldo enseguida notó la necesidad de las personas por una alimentación más sana y, al inicio de la década de 1970, expande sus horizontes para la producción de soja. A través de mucha inversión en tecnología y en la abertura de nuevas sucursales, Baldo se coloca en regiones productoras para garantizar la compra y el stock de los granos.

Con el objetivo de fortalecer nuestra relación con la soja, incorporamos al grupo la empresa Geomil, especializada en productos derivados de la soja, ubicada en Goiás/GO.